Es cierto que son muchos los estudios que aseguran que cuanto más joven se comienza a aprender un idioma, más fácil es asimilarlo. No es igual hacerlo en edad adulta, pues hay determinados condicionantes que hacen que no estemos tan proclives a asimilar un idioma distinto al nativo.

Tanto es así, que muchos padres y madres han aceptado que es importante apuntar a sus hijos e hijas a academias, o enviarlos a campamentos de inglés, o incluso enviarlos a estudiar idiomas al extranjero con el fin de aprender idiomas.

De entre los muchos métodos que existen para aprender idiomas, probablemente el más efectivo sea la inmersión lingüística. Pero ¿a qué edad se recomienda que un niño o niña participe de un programa de inmersión lingüística en el extranjero?

Las conclusiones llegaron el pasado 2018 de la mano del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Este centro, tras encuestar a casi 700.000 personas, determinó que la mejor edad para aprender inglés es a los 10 u 11 años. A partir de esa edad, la capacidad comienza a disminuir y es por ello por lo que se afirma que los niños y niñas tienen más facilidad de aprender inglés que las personas adultas.

El estudio llega a dos conclusiones que son fundamentales:

  • Hasta los 18 años es más sencillo que una persona aprenda la gramática de un idioma extranjero como el inglés.
  • Para conseguir un nivel nativo, el niño o niña debe empezar a aprender la lengua antes de los 10 años.

A pesar de estas conclusiones, el macroestudio también determina que, a partir de esa edad, podemos incluso mejorar los idiomas, el nativo también. De hecho, sólo dominamos la gramática de nuestro idioma cuando tenemos aproximadamente 30 años. Hasta esa edad no paramos de seguir aprendiendo.

Ventajas de la inmersión lingüística en el extranjero

Es cierto que el bilingüismo es toda una realidad en los colegios españoles. Este ambicioso plan, que prometía grandes beneficios para los escolares, parece haber naufragado en cuanto a sus expectativas reales. De ahí que surjan alternativas, como el programa de inmersión lingüística en Irlanda o el programa de inmersión lingüística en Estados Unidos, que permiten que el alumnado aprenda idiomas de una manera efectiva.

Tanto es así que, en muchas ocasiones, lo hacen por “urgencia social”, asegura Verónica Alarcón, psicóloga infantil. Lo explica así: «cuando están en el extranjero, en programas de inmersión lingüística, los niños están obligados a hacer amigos, a ser aceptados y adaptarse al entorno. Ésto hace que, finalmente, estos programas sean fundamentales y consigan el objetivo principal: aprender inglés».

El problema surge a la hora de determinar con qué empresa hacer este programa de inmersión lingüística. La clave consiste ver qué te ofrece cada una. El precio no debe ser determinante, pues lo fundamental debe estar en las garantías que te ofrece y en adquirir un programa lo más cerrado posible. En Cursanglia trabajamos desde hace más de 10 años en el desarrollo de programas de inmersión lingüística real para su alumnado, con un altísimo grado de satisfacción y una relación personal tanto con los estudiantes como con sus familias.

¿Qué es un programa de inmersión lingüística?

La inmersión lingüística alude a un tipo de curso específico en el que los estudiantes aprenden idiomas directamente en el extranjero, por ejemplo en Irlanda o en Estados Unidos, con profesorado nativo que le ayudan durante todo el proceso.

A lo largo del curso se llevan a cabo actividades en conjunto con otros alumnos y profesores, siempre con el objetivo de mejorar la habilidad comunicativa.

Existen cursos para todas las edades, aunque es cierto que «los niños en torno a 9-12 años presentan una edad ideal para aprender idiomas en el extranjero. Son mayores e independientes y, además, están en la edad perfecta para hacer amigos y vivir una experiencia única», asegura Juan Carlos Huelva, director de los programas de inmersión lingüística de Cursanglia.

Carmen Ropero, madre de una de las niñas participantes en un programa de Cursanglia, nos relata su experiencia: «la inmersión lingüística, pero sobre todo el contacto con otra cultura cuando se es todavía niño es muy bueno», afirma Carmen. «Desde que volvió, mi hija tiene más soltura, ha hecho el oído al inglés y, sobre todo, ha perdido el miedo a hablar el idioma en público».

También lo considera así otro padre de un alumno que se marchó a EEUU. Destaca que no sólo ha aprendido inglés, sino que «ha abierto su mente a una cultura distinta a la suya. Ellos descubren un mundo distinto al que estaban acostumbrados. Vienen renovados e incluso más maduros».

Son tantos los beneficios de los programas de inmersión lingüística, que cada vez hay más padres y madres que cambian la academia de idiomas tradicional para embarcarse en un viaje al extranjero.

Cursanglia, ¿por qué es el programa más eficaz?

Hay muchas familias que buscan un programa de Inmersión lingüística para sus hijos, pero buscan ante todo un ambiente seguro, supervisión continua y una inmersión asegurada. A pesar de la gran variedad de programas que existe, hay que asegurarse de que todos los gastos están cubiertos y contar con la garantía de tener sedes tanto en el lugar de origen como en el lugar de destino.

«Cursanglia tiene sede tanto en España como en Reino Unido o Estados Unidos, que es donde tenemos los programas de inmersión lingüística. Es por ello por lo que aseguramos un trato personalizado, en el que hay un servicio 24 horas, 7 días a la semana, tanto en un lugar como en otro», asegura José Carlos Huelva, director de los programas de inmersión lingüística de Cursanglia. «Siempre hay una persona de referencia allí como aquí, en España», apostilla Huelva.

Además, añade el experto que «todo esto lo logramos también gracias al trato personalizado que damos a cada uno de nuestros estudiantes y familias, a los que asesoramos personalmente según sus necesidades y porque somos los organizadores de nuestros programas, no subcontratamos los servicios de terceros».

Otra de las ventajas de contratar a Cursanglia es la gestión de la homologación de los títulos: «Nos ocupamos de ellos, incluso de la traducción jurada y todo el proceso, que se incluye en el precio final que se le da al alumno, sin sorpresas de última hora», afirma José Carlos.

Toda la información de los distintos programas está en nuestra web. Si te has decidido y quieres que tu hijo o hija aprenda idiomas de manera eficaz, ¡éste es el momento!.